Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
gobierno de cantabria
 
el diario montañes
Rasines historia escudo de Rasines
linea decorativa linea decorativa


Rasines se encuentra sobre la cuenca del Asón, en una zona en la cual se concentran yacimientos prehistóricos tan destacados como Covalanas, el Mirón o las cuevas del río de Carranza –repartidas entre Ramales de la Victoria y Vizcaya–. En el mismo Rasines se localiza el importante depósito arqueológico de la cueva del Valle, que documenta la presencia humana en estos parajes durante el Paleolítico Superior. En la misma cavidad se ha documentado la existencia de restos datados en la Protohistoria, etapa a la cual se adscriben los restos encontrados en la cueva de San Roque de Villaparte y en la conocida como del Campo del Pos de Ojébar, que se han considerado propios tanto de la Edad del Bronce como de la del Hierro I.

Se especula que este valle, situado sobre una de las rutas que enlazan la costa y el interior de la Península, fue frecuentado por los romanos que, tras someter a su control a las poblaciones locales, explotaron sus recursos minerales. Prueba de su presencia es un ara votiva y otros materiales recuperados en el entorno, algunos junto al templo de San Andrés de Rasines.

La primera referencia escrita a Rasines aparece en un texto procedente del Cartulario de Santa María del Puerto de Santoña, fechado el 25 de marzo del año 973, si bien se propone como más plausible el año 1073. En época medieval algunos de los entes que integran en la actualidad Rasines se encontraban comprendidos dentro del llamado Alfoz de Vecio (a veces calificado de merindad), formado por Ampuero, Cereceda, Laredo, Limpias, Colindres, Marrón, Seña, Udalla, los valles de Guriezo, Liendo y Sámano y algunos lugares de las Encartaciones. Su fuero, no escrito, mantuvo su vigencia hasta el siglo XIX.

Durante el Antiguo Régimen los concejos de Gibaja, Ojébar, Ramales y Rasines quedaron integrados en la Junta de Parayas (articulada ya en la Edad Media), a cuyo frente estaba un alcalde mayor, un procurador general y dos regidores generales. A su vez, sobre estos terrenos ejercía su jurisdicción la Corona, a través del Corregimiento de las Cuatro Villas de la Costa de la Mar. En 1822, durante el Trienio Liberal, la Junta de Parayas quedó dividida en dos, constituyéndose los municipios de Ramales y Rasines. Ha formado parte de los partidos judiciales de Laredo, Ramales, Santoña y Laredo (en el que permanece).

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies