Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Soba patrimonio industrial
patrimonio arqueológico
patrimonio religioso
patrimonio civil 
linea decorativa linea decorativa

En el curso del Miera y su entorno se observan las huellas de las obras de ingeniería emprendidas para canalizar el río de cara a adaptarlo como vía para transportar madera y abastecer a los Astilleros de Guarnizo y las fábricas de artillería de Liérganes y la Cavada, entonces dependientes del Ministerio de la Marina. Entre los elementos más destacados se cuentan el resbaladero de troncos construido en 1791, sobre un proyecto del ingeniero austriaco Wolfongo Mucha, al pie del valle glaciar de Lunada. Se trata de una base de casi un kilómetro (desaparecida en varios tramos) sobre la cual iba montado un canal de madera. A los pies de esta pasarela se encuentra la llamada Casa del Rey, también conocida como „casa de la Pila“, de estilo neoclásico, que sirvió de almacén y servicio a los trabajadores del resbaladero. Ambos siguieron funcionando hasta el cese de actividades de la Fábrica de Cañones en 1834. El resbaladero y la casa del rey fueron incluidos en el Inventario General del Patrimonio Cultural de Cantabria en 2004.

Como obra de ingería es también de destacar el antiguo camino que comunicaba la costa con la Meseta a través del puerto de los Tornos. Esta vía, reparada en sucesivas ocasiones a lo largo de la Edad Moderna, estuvo en uso hasta la construcción del camino real a finales del siglo XVIII. Hubo un proyecto del año 1748 elaborado por el ingeniero Sebastián Rodolphe que se abandonó en favor del camino a través del corredor del Besaya. Finalmente en 1787 (el año anterior y de cara a potenciar el camino se había ordenado levantar una población de nueva planta en el sitio de Los Urrios a la altura del puerto) el arquitecto Antonio Albo Helguero proyectó el camino de los Tornos, llamado camino nuevo; las obras fueron contratadas en 1799; interrumpidas en varias ocasiones y finalizadas en 1826. En el entorno de la localidad de El Prado se puede ver el sector Sendero Enhiesto, nombre con el que se conocía el camino viejo medieval; se trata de un tramo de gran pendiente que incluye varias curvas ensanchadas para permitir el paso de los carros; en el año 1556 fue recorrido por el emperador Carlos V que abandonaba la vida pública y se dirigía a su retiro en Yuste. Así mismo, entre el mojón de Ventorrillo y la villa vizcaína de Lanestosa, pueden verse restos del Camino Real. Se trata de un sector encanchado con una amplia caja de 6 m de anchura y está acompañado de diversas obras adicionales de interés (venta de Ventorrillo, puente de Lanestosa, fuentes de Mogosa y El Riancho). Por último señalar como elemento, asociado a esta ruta, las ruinas del fielato del Ventorrillo, un edificio destinado a cobro de arbitrios provinciales de la Diputación de Santander en sus límites con Burgos.

En Soba se han documentado varias ferrerías sobre el río Gándara. Se trata de la ferrerías de Cabo el Mar, de San Juan de Cistierna documentada entre el año 1530 y 1864; la de Bado de San Juan, en el lugar homónimo, documentada entre 1752 y 1864; y la fe Puente del Canto en Casatablas, documentada entre 1736 y 1864.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies