Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
gobierno de cantabria
 
el diario montañes
anievas etnografia y folklore
   
fiestas populares
     
linea decorativa linea decorativa

Los hórreos.

En otros tiempos abundaron los hórreos en el valle de Anievas, y hasta no hace mucho se conservaba un ejemplar en Villasuso. En una finca cercana al río que pasa por el pueblo se encontraban los cuatro peyotes sobre los que se alzaba. El hórreo típico de este valle, que probablemente se puede extender al modelo predominante en la zona centro y oriental de la región, era el de tejado a dos aguas con entrada por el hastial.
El hórreo autóctono montañés es de planta rectangular. Se utilizaban como antiguos almacenes rurales cuya función era la de guardar el grano o cualquier otra semilla o producto agrícola para preservarlos de la humedad. Una característica común a todos los hórreos era la ausencia total de clavos en su construcción.
La unión de sus cuatro pilastras troncocónicas de piedra o de madera de castaño o roble con los cerramientos laterales y el tejado se realizaba mediante un complejo sistema de ensamblaje y, sólo en casos concretos, se empleaban espigas de madera. Barriopalacio fue uno de los lugares de Cantabria con más hórreos, sin embargo tampoco se conserva ninguno en la actualidad.


Relojes de sol.

En la aldea de Villasuso se encuentran también los dos únicos relojes de sol que han sobrevivido al paso del tiempo: uno de forma rectangular apaisada, con semicírculo horario, enmarque y los números en árabe; y otro de un sólo cuadrante, sobre base de piedra rectangular y grabado todo en enmarque. Este último está situado en la cornisa de la casa de Tomás Castillo Herrera, más conocido como ‘El pitero de Anievas’.


Piteros.

Otro elemento etnográfico de este valle fue la afición al pito y al tamboril. Aunque en el resto de la región era común esta práctica, al menos desde el siglo XIX los piteros de Anievas sobresalieron sobre el resto y se ganaron la fama, siendo considerados como auténticos maestros de este arte musical.


Artesanía de la madera.

Las maderas autóctonas de la zona, como el sauce o el abedul, dieron lugar a una importante actividad artesana de la madera, de la que actualmente apenas persisten restos.


 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies