Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
web municipal
gobierno de cantabria
 
el diario montañes
Camaleño etnografía y folklore
   
fiestas populares
     

Los Hórreos. Los hórreos han sido siempre un elemento característico del paisaje lebaniego y es frecuente su presencia en muchos lugares de Camaleño. Destacan los que se conservan en los pueblos de Espinama, Las Ilces y Pido (este último instalado en el Museo Etnográfico de Cantabria). Documentalmente, la primera mención que se hace de este tipo de construcción aparece en el Cartulario del Monasterio de Santo Toribio de Liébana y corresponde al 25 de enero del año 831.

El hórreo montañés es de planta rectangular, con cuatro pies derechos de roble, sobre los que se asientan anchas piedras de río. Toda la estructura es de madera y se accede a él por una escalera de piedra totalmente independiente. El hórreo lebaniego, asemejándose al asturiano, es de tejado a cuatro aguas. Su finalidad es básicamente la de almacén y generalmente eran compartidos por varios vecinos. Hoy en día está en desuso, aunque la intención es recuperarlos.

Religiosidad. Liébana ha sido siempre una tierra de profundas convicciones religiosas. No en vano ha contado con multitud de monasterios que así lo testifican. El monasterio de Santo Toribio, ubicado en el municipio de Camaleño, es un centro de peregrinación de fieles de todo el mundo, especialmente durante los años jubilares.

La Vez de Santo Toribio. Es ésta una costumbre antiquísima fruto de la devoción popular al monasterio. Dos personas de cada pueblo van al monasterio a hacer oración y adorar la Cruz un determinado día de la semana, según el turno que se haya establecido entre los distintos pueblos del valle. Antiguamente llegaban en ayunas, saliendo a media noche de sus respectivos pueblos y caminando durante la noche –a veces descalzos– para llegar de madrugada a la iglesia. Esta tradición todavía se conserva y todos los viernes existe un turno reglamentado por los propios pueblos y el monasterio.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies