Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
web municipal
gobierno de cantabria
 
el diario montañes
Camaleño historia escudo de Camaleño
linea decorativa linea decorativa


El municipio de Camaleño está formado por los nueve concejos que antiguamente pertenecían al Valle de Baró, uno de los que configuraban la Merindad de Liébana.

El proyecto arqueológico de Peña Oviedo, iniciado en 1986, ha permitido reconstruir las formas de vida de los pobladores de la comarca de Liébana desde finales de la Edad Glaciar hasta la época romana. Estas excavaciones, ubicadas en el término municipal de Mogrovejo, han servido para documentar el uso continuado del área desde hace nueve mil años hasta el presente.

En la zona oriental de la comarca lebaniega, al pie de los Picos de Europa, fueron poblándose en los tiempos altomedievales más de una treintena de localidades en un medio geográfico riguroso, entre valles, bosques y prados. Estas tierras fueron escenario de acontecimientos históricos relevantes en los tiempos de la invasión musulmana. Según la Crónica de Alfonso III, en Cosgaya sucumbieron los árabes supervivientes de Covadonga. Cuenta también la leyenda que en este territorio el rey astur Favila encontró la muerte, en los montes cercanos a Las Ilces, bajo las garras de un oso.

Camaleño inició su historia medieval durante la Repoblación de Alfonso I (siglo VIII). Las referencias más antiguas del lugar se encuentran recogidas en el Cartulario de Santo Toribio de Liébana, del que dependía administrativamente la mayor parte del territorio. Así, aparece documentado Cosgaya en el año 827, Espinama-San Salvador de Villeña en 827, Mogrovejo en 831, Santa Eulalia de Lon en 932, Santo Toribio en 951, Congarna en 951, Argüébanes en 952, Bodia en 966, etc.

El apogeo del Monasterio de Santo Toribio se centra en el siglo X, siendo su primera advocación la de San Martín de Turieno. En el siglo XII el monasterio se anexiona al de Oña (1183), junto con todos sus dominios e iglesias. Santo Toribio es, en la actualidad, un gran centro de peregrinación que llegó a alcanzar el privilegio del jubileo por cobijar el trozo más grande de la Cruz de Cristo, al parecer traído de Palestina por el propio Santo Toribio.

La decadencia del siglo XIII coincide con la aparición de los linajes locales y la extensión del señorío de los ricos-hombres. Así, a mediados del siglo XIV Alfonso XI otorgó a su hijo don Tello el señorío de las tierras de Liébana, Pernía y Campoo, tal y como se constata en el Becerro de las Behetrías de 1352. De esta manera es como posteriormente el valle se sometió a la jurisdicción de los marqueses de Santillana y duques del Infantado.

Con la formación de los ayuntamientos constitucionales, el antiguo valle de Val de Baró conservó su uniformidad territorial y formó un municipio constitucional, tomando en 1835 el nombre de Camaleño. Aunque antiguamente pertenecía al partido judicial de Potes, hoy depende del de San Vicente de la Barquera.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies