Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
web municipal

gobierno de cantabria
 
el diario montañes
Val de San Vicente historia escudo de Val de San Vicente
linea decorativa linea decorativa


A partir de los yacimientos arqueológicos localizados en el territorio que hoy corresponde al municipio de Val de San Vicente y su entorno inmediato ha sido posible recomponer parte de los primeros episodios de este lugar. Los restos paleolíticos descubiertos, por ejemplo, en las cuevas del Pindal, en la localidad asturiana de Pimiango, así como los utensilios hallados en las cavidades de las Cabras (Luey) y del Rejo (Prellezo), que corresponden al periodo Magdaleniense, y las pinturas rupestres de Fuente del Salín, en Muñorrodero, constatan la existencia de pobladores desde épocas muy tempranas. A estas gentes, cuyo perfil indica que eran cazadores y que, además, vivían de la pesca fluvial y de la recolección, les sucedieron en el tiempo los indígenas prerromanos, siendo los orgenomescos el grupo que dominó esta área.

Dicho pueblo cántabro, como el resto de los grupos de la región, subsistía gracias a una agricultura muy básica, basada sobre todo en cereales, ya que por aquel entonces la vegetación era mucho más densa que la actual. Sin embargo, lo que no se ha logrado determinar con exactitud es el núcleo principal de esta gens, ya que entre los investigadores existen voces que apuntan al ámbito de San Vicente de Tina Mayor, mientras que otros se inclinan por ubicarlos en la zona de Tina Menor.

Desde el punto de vista cronológico, el siguiente momento conocido de la historia de Val de San Vicente remite a la época de los romanos. De ella son testigos cruciales las dos calzadas que atravesaban estas tierras. La primera es la conocida como la Vía de Agrippa o de la costa, que, procedente de Estrada y Abanillas, atravesaba Luey y, tras recorrer el litoral, continuaba su itinerario por Asturias. Aunque no hay constancia de ello, cabe pensar que durante la Edad Media esta vía fuera utilizada como ruta jacobea costera por los peregrinos que se dirigían o regresaban de Santiago de Compostela. Precisamente, este camino fue recorrido por el Emperador Carlos V en 1517 en su primer viaje por España.

La otra calzada es la que se ha dado en llamar Itinera Antigua, que se cruzaba con la anterior en la localidad de Estrada y era el enlace del puerto de San Vicente con la meseta castellana tras atravesar el valle del Nansa.

En la Edad Media, hacia el siglo XII, las diferentes aldeas de este valle occidental aparecen documentadas como partes integrantes de las Asturias de Santillana. Sus gentes eran de behetría, por lo que gozaban de condición jurídica libre, o, lo que es lo mismo, podían elegir libremente a su señor. Sin embargo, el Apeo de 1404 pone de manifiesto la extensión de los dominios señoriales de la Casa de la Vega y Castañeda. Esta última familia adquirió la jurisdicción sobre los concejos de Val de San Vicente a través de los privilegios reales otorgados por Juan II a su canciller Juan García Manrique (Casa de Aguilar y de Castañeda), en 1445 y 1447. Esta condición de tierra de señorío se mantuvo a lo largo de la Edad Moderna y hasta finales del siglo XVIII. No obstante, cabe destacar también la existencia de un linaje local de los más antiguos de la región: la Casa de Estrada, que estableció su núcleo jurisdiccional en la torre ubicada en la localidad que le da nombre. No se precisa cuándo se inicia este dominio, aunque varios autores han datado la torre –desde la que se tenían sometidos a los colonos y pequeños propietarios– en el siglo IX.

Desde el siglo XV y hasta que Fernando VII se reservó mediante la Real Célula de 1814 los nombramientos de los alcaldes mayores y corregidores, éstos eran designados por los marqueses para el ejercicio de la jurisdicción civil y criminal, como ocurría también en Rionansa y Tudanca. Ya en el siglo XIX el primer ayuntamiento constitucional correspondiente al término que hoy ocupa Val de San Vicente se formó en 1822 en Luey y estaba integrado en el partido judicial de Puentenansa. Sin embargo, no incluía los lugares de Estrada y Unquera, que pasarían a formar parte de este municipio en 1835, cuando adoptó la denominación actual, configurándose con los núcleos que mantiene hoy en día y quedando establecida su capital en Pesués. A partir de entonces quedó adscrito al partido judicial de San Vicente de la Barquera.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies